miércoles, 29 de abril de 2009

Estética

Podríamos concluir que el ideal de la estética estaría situado en el territorio ambiguo de la definición de lo que es para el ser humano la percepción de la belleza (suponiendo que una de las cualidades atribuibles a los objetos artísticos sea la belleza y que esta sea necesaria para considerar al arte como tal, y suponiendo también que una de las necesidades de las manifestaciones estéticas, esto es artísticas, sea la existencia de un objeto u obra concreta a la que atribuir esas necesidades y no solo la intención o la idea presumiblemente trazada con anterioridad por el artista en cuestión). Aún así en esta época ecléctica casi carente de normas, o absolutamente plagada de ellas lo que tal vez la hace aún más intransitable y confusa, el fenómeno de la percepción parece inevitablemente ligado al individuo y por ello su consideración se nos antoja muchas veces tan personal y subjetiva como, consecuentemente, indiscutible y variable.

Supongo que sicológicamente es así, que cada cual percibe a su modo y que, con independencia de su percepción, cada uno valora de distinta forma esos estímulos. Pero creo que tanto para lo primero (la percepción) como para lo segundo (el juicio) son ineludibles los diferentes condicionantes que hacen que un mismo objeto se nos muestre de formas variadas y/o que una misma acción moral nos parezca ajustada o no al bien común. No percibimos de la misma manera porque nuestros sentidos se han ido desarrollando de diferente forma y también porque en su origen, nuestros primeros segundos de vida, tampoco partíamos del mismo punto de partida. Nuestra formación ha sido variable y nuestra educación también con lo que las capacidades actuales para sentir, valorar y apreciar determinados estímulos (estéticos) puede ser muy diferente a la de nuestros conciudadanos (aspecto sociológico) y no digamos nada de lo distinta que probablemente será de los seres humanos nacidos en las ignotas selvas del Amazonas (por situar el discurso en un territorio más o menos antípoda). Pero ¿era realmente necesaria esa formación?¿Creéis que ha sido decisiva a la hora de decantarnos por la esteticidad de algunos productos artísticos o nuestro juicio sería el mismo sin determinada formación previa?. Dicho de otra manera o en palabras más concretas: ¿Cómo ha influido esa formación en nuestra manera de entender el concepto de belleza (o de arte)?¿Cómo percibimos los diferentes estímulos de las diversas artes (literatura, música, pintura, escultura, cine, danza…)?¿Qué es lo que nos ayuda a afirmar que son verdaderas obras de arte?

Estas son las pautas para nuestra reflexión. Sería conveniente que os detuvieseis a pensar en vuestro concepto de “arte”, en primer lugar. Después, en cómo habéis educado a nuestros sentidos para percibir los estímulos concretos y cómo esa educación ha contribuido a vuestro juicio y disfrute. Pensad, por ejemplo, en vuestra educación musical: se supone que sois entendidos y que habéis tenido la oportunidad de apreciar, por ejemplo, la música clásica precisamente porque la habéis escuchado, tal vez estudiado, analizado e interpretado…desde niños. Dando por hecho que no es uno de los géneros musicales -no sé si empleo el término adecuado- “preferidos” por el gran público ¿creéis que hay un componente importante de desconocimiento (traducido: mala educación) en aquellas personas que no la valoran o que, aunque la otorguen cierto valor, no la disfrutan? ¿Sería definitiva, para la percepción de ese arte, la formación previa? Y ahora, ampliad el radio de acción/reflexión a todas las artes, las visuales fundamentalmente: ¿qué tipo de formación sería necesaria para percibir de manera más adecuada los diferentes estímulos que se nos dice son obras de arte y que tal vez no entendemos como tales?

Terminamos con un enlace:

http://www.youtube.com/watch?v=uEAq4c5h2Vw

Hace unos días descubrí que la voz de Carlos Gardel había sido catalogada (creo recordar que en 2003) como bien de interés cultural por la UNESCO. No es una noticia nueva relacionada con la música: en torno a ese año se propuso para el Nobel de Literatura a Bob Dylan…
Aprovechad la tarde con una buena música “de fondo” (probablemente sea criticable esta recomendación, al menos desde el mismo punto de vista del aprecio y disfrute que vengo defendiendo desde este blog, excusadme) y enviadme vuestras reflexiones sobre estas preguntas.

Nos vemos el 6 a las 16.00 en el MNCARS (bajo la techumbre de la ampliación)

16 comentarios:

Jorge Montiel dijo...

Hablar de Estética al igual que de otro tema concerniente a la Filosofía, es una labor titánica debido a la amplitud de su objeto de estudio, a saber: El Arte y todo lo que éste conlleva. ¿Qué es el Arte? ¿Qué es la experiencia artística? Esas y otras son las preguntas centrales de la Estética, y la búsqueda de respuestas satisfactorias continúa a pesar de la gran cantidad de filósofos que han ofrecido posibles soluciones.
Dentro de la gama de pensadores que han reflexionado sobre la Estética, el hombre que ha despertado mi interés en esta cuestión es Platón, quien sin lugar a dudas es un gran pilar dentro del pensamiento Occidental. Para Platón lo Bello en sí no se alcanza a explicar pero sí se puede llegar a ello; se llega en un procedimiento de ascensión de lo sensible a lo trascendente. Yo creo que deberíamos volver atrás y ver lo que Platón nos dijo en su momento.
A partir de todo esto sobre el pensamiento de Platón, a mi pensar, cada persona tiene su juicio y valoración, te puede gustar esteticamente una cosa más que otra o un artista más que otro, no tiene porqué gustarte todo con el mismo interés, cada persona es un mundo y cada mundo tiene su valoración critica personal.
En un principio el arte hace referencia a la valoración que se hace de una obra, mientras que las estética hace referencia al aspecto general de la obra que nos permite identificarla como perteneciente a una época y un estilo concreto.
Cada uno ve la obra de una forma diferente, tal vez algunos dicen: ¡ah! Un cuadro , muy bonito. Otro dirán: la visión que le da este artista al cuadro parece enfocar la silueta de otra persona que no está en este cuadro…
Con esto me refiero a que es mejor que cada uno veamos el cuadro o la obra de una forma diferente a la que la ve el otro aunque no estaría mal que te la explicasen para así opinar si eso te parece esteticamente bonito. Porque cuando tu vas a ver una obra , nosotros podemos decir que es arte cuando tiene ese ”no se qué” , que no podemos decir lo que es pero que nos llama la atención y nos gusta. No tiene porque ser un cuerpo entero con todas sus partes como dice Santo Tomás, sino que puede ser cualquier cosa para que nosotros podamos decidir si nos gusta o no.
En un principio el arte hace referencia a la valoración que se hace de una obra, mientras que las estética hace referencia al aspecto general de la obra que nos permite identificarla como perteneciente a una época y un estilo concreto.
Vimos en clase que en siglo XIX comienza el camino hacia el arte abstracto, hacia el arte concreto, una arte que no es bello por lo que representa sino por lo que es en sí mismo. Se procurará eliminar toda referencia a la realidad, no solo en lo representado, sino en lo que acompaña a la obra: el título, el soporte, etc. Muy criticado en su época hoy en día la estética de obras como la de Mondrian que se usa hasta para hacer ropa u otras cosas.
Aquí os dejo algo alucinante sobre este autor:

http://www.kicksonfire.com/wp-content/uploads/2008/03/piet-mondrian-nike-dunk-low-sb-2.jpg
http://www.arrukero.com/blogdeclase/wp-content/uploads/2007/09/mondrian_disenos.jpg

Jorge Montiel Olaya 3ºMagisterio Musical

Francisco dijo...

La valoración distinta de diferentes estímulos está condicionada por el contexto socio-cultural en el que nos encontramos, ya que en él existen muchos factores que nos influencian a la hora de percibir los diferentes estímulos.

En este sentido, la educación que recibimos nos influye mucho. Ya que los valores y las creencias que adquirimos nos hacen percibir la realidad de un modo u otro.

La formación recibida en las aulas, al igual que la que hemos recibido en el ambiente familiar y en general en el ambiente social, nos repercute en gran medida en nuestra manera de entender el concepto de arte y de belleza.

Gracias a la educación que recibimos, podemos apreciar en mayor o menor medida la calidad de las obras en las diversas artes: literatura, música, pintura, escultura, cine, danza…

Para la percepción del arte es fundamental la formación previa. Por ejemplo, en la música se precisa de una serie de conocimientos para valorar adecuadamente una obra. Ya que hay gente que no sabe valorar ciertos tipos de música y en muchas ocasiones esto se debe a que no se tiene mucha idea del tema.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que existen muchos gustos musicales, dependiendo de la cultura en la que nos encontremos. Por ello, en muchas ocasiones la gente suele tener preferencia sobre aquellos estilos musicales que son de típicos de la región donde uno vive.

Nos vemos el día 6 en el MNCARS!

Francisco Ruiz Parra (3º Educación Musical).

Anónimo dijo...

Esta claro que cada persona tiene una concepción de arte muy distinta y eso es bueno, ya que cada persona tiene criterios diferentes para valorar lo que es arte y lo que no. Cada uno tenemos esa disparidad de pensamiento debido a que los gustos son diferentes o a que una obra nos llama más la atención o no y eso viene dado a la sensibilidad que cada persona tenga y a la educación que hayamos tenido, y cuando digo educación, me refiero al contexto en el que cada individuo se ha desenvuelto, a los valores que tenga o que le hayan inculcado, etc. pero aparte de la educación o concepción que nos hayan dado para entender el concepto de arte, creo que también depende mucho de la sensibilidad que la persona tenga o de la predisposición que se tenga para afrontar o apreciar esa obra, ya sea música, pintura, escultura, etc.; la sensibilidad frente a una obra de arte, también viene dada por la educación recibida, por lo tanto creo que es una pescadilla que se muerde la cola.
No estoy seguro si para que una obra sea considerada arte, debe de cumplir unos requisitos o tiene que afirmarlo una determinada gente, lo que yo creo es que, como cada persona tenemos gustos y criterios diferentes, toda obra, dependiendo de la persona (sin entrar si ha sido educada para ello o no) podrá ser considerada arte o no, ya que cada uno de nosotros ponemos esos requisitos para considerarla o no. Con esto, no quiero decir que no haya que educar a la gente para que sea más sensible o entienda más del tema ni mucho menos; creo totalmente en que desde bien pequeños debemos de recibir una educación para ser más sensible a cualquier obra de arte, ya que de esta manera aparte de que seamos más sensibles frente al arte, también seremos más imaginativos entre otras cosas.

Creo que para percibir mejor el arte, la educación debe de jugar mucho más con nuestros sentidos que es por donde nosotros percibimos y aparte de eso, toda composición tiene unos porqués, un contexto que rodea a esa composición y un largo etc. detalles que hacen situarte mejor en la postura del autor a la obra de componer esa obra y que hacen posible que se pueda entender mejor o que incluso llegue a gustarte.

Fabio Vázquez Morales.

David Jiménez Sentañes dijo...

Teóricamente pienso que no debería hacer falta la existencia de una formación para apreciar y disfrutar de una obra de arte, pero éste supuesto de valorar el arte sin la influencia social sería imposible de probar, ya que no podríamos alcanzar ese estado nunca para poder probarlo, es evidente que nuestras circunstancias nos afectan alterando nuestra sensiblidad. La importancia de la educación sería desarrollar y estimular nuestra sensiblidad , y trabajos sensoriales, para tener una mente “más abierta” y “más amueblada”.
No creo que una obra de arte deba contar con un tutorial de pasos a seguir. Debe ser algo libre, aunque también habría que reseñar, que al igual que nos sentimos influenciados por la sociedad, el propia artista, o mente pensante se inspira o toma como referencia el ambiente en el que se encuentra. Creo que la educación sensorial como ya dije, esta olvidada en mentes genéricas, y tristemente los que teóricamente, pensamos trabajar en esas vías, desarrollando los lados opuestos del cerebro, nos están poniendo trabas y dificultades excluyéndonos, e incluso apartándonos o desvinculándonos. Creo que son factores que harán entrar en crisis al arte, haciendo que cada vez sean menos los artistas(aunque no por ello menos buenos ni mucho menos).

Marta dijo...

Definir lo que es arte parece complejo. Para mí, arte es algún estímulo, ya sea imagen, sonido, composición, representación, gesto, sabor... que moviliza algo emocional en el que lo percibe. Esa movilización se produce por mecanismos complejos, en los que creo que, obviamente, influye nuestra experiencia anterior y nuestra formación. También influyen factores menos estables, como el estado de ánimo, el momento del día o la situación. La percepción es un fenómeno muy complejo, y la interpretación de lo que percibimos también lo es.
Respecto a los factores culturales que influyen, tanto el lugar donde has crecido, la educación que has recibido, lo que has visto, si has viajado, lo que has experimentado, en fin, lo que has vivido en definitiva. Creo que desde el primer momento de nuestra vida el ambiente influye poderosamente en cómo formamos nuestra personalidad y nuestra forma de ver, oir, saborear...
Respecto a esos otros factores circunstanciales, todos hemos experimentado cosas diferentes con los mismos estímulos dependiendo de nuestro estado de ánimo, de nuestra disposición y seguro que también hay factores químicos, hormonales y orgánicos que modulan nuestra percepción e interpretación de la realidad, y por lo tanto, del arte.
Además de las experiencias más difusas y del bagaje cultural, la formación en disciplinas determinadas influye claramente en nuestras interpretaciones y en que esos estímulos de los que hablaba al principio movilicen o no unas cosas u otras.
Desde luego, creo que cada persona tiene una forma diferente de "mirar", y que desde la educación se puede y se debe hacer una labor imprescindible para despertar esa forma de mirar, la curiosidad, la conexión entre cosas y materias aparentemente inconexas y también para experimentar creando y así valorar de otra forma las creaciones de otros.
Seguro que todos conoceis la famosa obra de teatro "Arte" de Yasmina Reza, en la que todo el argumento gira en torno a un cuadro considerado "obra de arte" que es un lienzo en blanco. Bueno, creo que es una pérdida de tiempo ponerse a discutir lo que es o no es arte, y que cada uno decida si eso que ve o escucha o siente le parece arte
A veces, si estás atento, o en ese estado de ánimo en el que percibes mejor, puede que encuentres arte en cualquier sitio, en una rebanada de pan untada con sobrasada porque el color rojo o la textura de lo que ves te gusta, te recuerda a algo...
o en la composición que casualmente han formado tu bonometro y un mechero encima de la mesa, en cualquier sitio.
Respecto a la música, en esta disciplina encontramos un ejemplo muy claro de cómo influye nuestra experiencia anterior en nuestra percepción. La música que escuchamos es tonal, respeta unas normas armónicas a las que estamos acostumbrados, nuestro oído percibe las tensiones y resoluciones musicales y las interpreta porque ha sido educado en el sistema tonal. Pero no toda la música es tonal ni tendría por qué serlo, es una forma de hacer música, pero es la que nuestra cultura fabrica, es un lenguaje que comprendemos.
Creo que la formación musical te proporciona un punto de vista más amplio, y la posibilidad de percibir más cosas, porque han formado parte de tu experiencia. Sobre todo si haces música, además de haber estudiado. Por eso creo que los niños deben hacer teatro, cantar, tocar, cocinar, bailar, pintar y ampliar, ampliar sus experiencias todo lo que puedan. De esa forma, cuando se planten delante de una producción artística o de un paisaje real o incluso de una persona, será más sencillo que ésta movilice algo en ellos.
Respecto a la música clásica, creo que la cuestión de que se escuche más o menos es simple: lo que más escuchamos, nos gusta más. Está demostrado que la familiaridad, el conocer una obra nos hace disfrutar más de ella, y resulta que la música clásica no suele estar tan presente en nuestra sociedad como otros tipos de música, que se escuchan en todas partes, televisión, radio, anuncios, pelis...Escuchamos lo que estamos acostumbrados a escuchar. Sería bueno que ampliáramos nuestras fuentes y que las autoridades, educativas y culturales, facilitaran el acceso de todos a todo tipo de música y promocionaran los estilos minoritarios. También la música cumple diferentes funciones, como otros tipos de manifestaciones artísticas, a veces la usamos para bailar, a veces para escuchar (pocas), a veces para celebrar algo o para evitar el silencio.
¿Y es arte? ¿siempre? ¿Debe ser "bella"? Creo que debe transmitir algo. Me encanta Carlos Gardel.

Marta Pérez Llano
3º de Magisterio. Especialidad: Música

Anónimo dijo...

Todos hemos recibido una educación diferente y aprendemos a valorar diferentes cosas dependiendo de nuestra cultura, ámbito social, experiencias previas y entorno familiar. Cuando percibimos el mundo y el arte esta formación previa nos influye y hace que vemos distintas cosas en un cuadro.

También tenemos diferentes conceptos de belleza y estética. Entendemos el concepto de belleza en maneras diversas porque en cada cultura existe un concepto de lo que es esteticamente atractivo o bello.

Para percibir el arte es necesario saber algo sobre la cultura del artista y el ámbito donde se produce el arte. Es importante ver muchos tipos de expreciones artisticas y entender que existe una multitud de maneras de expresar lo que es bello o atractivo.

Alice Granroth
Estudiante Erasmus

Jon Aliende Illana dijo...

Mientras preparaba un revuelto de perretxikus (champiñones en euskera) para cenar, reflexionaba sobre lo que Juanjo había escrito en el blog. Y al acabar a de cocinar he visto mi plato y he pensado: ¡Que bonito me ha quedado! (he de decir que estaba mucho mas rico), pero seguro que si Ferrán Adriá, que por cierto su restaurante El Bulli ha sido declarado por cuarta vez el mejor del mundo, viera mi plato pensaría que es el típico plato de abuela. Esto me lleva a la reflexión de lo importante que es tener conocimiento sobre algo para poder apreciar su belleza. Recuerdo mis primeros momentos en Madrid, cuando con una buena amiga que estudió bellas artes, me llevó de visita al Reina Sofía donde realmente solo quería ir para poder ver el cuadro que lleva el nombre de mi pueblo, Gernika. Pero descubrí, gracias a las explicaciones de mi gran amiga, que te puede gustar algo que antes no te gustaba debido a que no tenias la formación… mejor dicho el conocimiento necesario.
Para ello la solución que puedo encontrar o el fallo, creo que es debido a la hora de valorar el arte. Como hemos discutido en anteriores intervenciones en el ciber espacio, siempre ha habido y sigue habiendo un arte de primera y un arte de segunda. Recuerdo mi profesora de Historia del Arte en tercero de BUP, cuando todavía existía, solo nos hablaba de el arte que podemos ver el prado. Nunca habló de nada mas moderno que ”La maja desnuda” de Goya, siendo increíble dado que vivíamos en un pueblo que daba nombre a unos de los cuadros mas famosos de la historia como he dicho antes.
En definitiva, tengo una cosa clara, el paso de cada uno por la vida, en el colegio, en casa, las amistades… hace que puedas concebir el arte de una forma u otra.

sara dijo...

Empezaré diciendo lo difícil que me resulta hablar de este tema, ya que para mi el arte es muy abstracto.
El concepto de Aristóteles de arte, (saber práctico que nos permite crear objetos) se acerca mucho a mi concepción, aunque con algunos matices.
Se refiera a una creación que resulta útil, ya sea una creación "mecánica" o "liberal”, es decir, útil para el cuerpo o útil para nuestra alma.

Para mi el arte es la liberación del alma.
Como Heidegger afirmaba el arte es el contra movimiento del nihilismo y vale más que la verdad.
Referente al hecho de que si estamos educados para el arte, creo que mínimamente somos educados en conceptos o en técnicas, y es necesario, porque nos hacen poder entender mas sobre las obras; pero lo esencial tanto para la creación como para el juicio de una obra es el silencio. Y considero que en esto no estamos educados.
El encerrarnos en nosotros mismos, escuchar nuestras sensaciones…
Considero que es fácil juzgar una obra teniendo como criterios que nos guste o no , ¿ pero quién somos nosotros para entrar dentro del alma que creó la obra?
Quizá ver una obra semejante a otra o basada en otra, como pude ver recientemente en la exposición de Bacon, puede resultar un plagio, o una mera adaptación, pero ¿en serio ese autor solo merece que nos quedemos en lo superficial? ¿No vale de nada todo lo que sentía al querer reflejarla?
Con cada línea quería decir algo, muchos cuadros similares y todos con un diferente matiz que te hace poder pasar horas mirándolo hasta descubrirlo.
Su vida, todo lo que le toco vivir, la frustración de relaciones que no funcionaban y que eran difíciles en ese momento esta presente en cada una de sus pinceladas, recuerdo que cada cuadro que veía decía , “este es el que mas me gusta de toda su obra” , hasta que pasaba a otro y volvía a decir lo mismo.
Todo el mundo es capaz de crear algo por ello creo que todos somos artistas de alguna manera, en el arte de la vida, la educación, pintando, componiendo…
Pero para mi hay quienes dejan de llamarse artistas y pasan a ser genios, obras que dejan de ser solo arte y pasan a ser mundos que no pueden explicar.
Estamos educados en un mundo de palabras en el que muchas sensaciones pierden su nombre. Cada obra es una sensación diferente que seria injusto querer encerrar en palabras, la única critica hacia ellas es o debería ser algo con lo que todavía no sabemos vivir, el silencio.
Esto es algo que haciendo referencia a un autor filosófico , como es el tema que nos lleva , reflejaba Nietzshe. La necesidad de callar y empezar a sentir y juzgar con nuestro cuerpo.
En concreto en la música y referente a la música clásica , diré que yo he pasado muchos años estudiándola y la valoro y la admiro , pero ahora no la comparto , creo que esas obras querían decir algo en ese momento en el que se crearon , pero ahora no vale quedarnos ahí , es justo que sigamos el camino que nos abrieron , porque hay muy buenos compositores que hablan con acordes sobre esta sociedad , sobre lo que nosotros sentimos ahora y merecen también ser escuchados.
A nivel personal no juzgo una obra musical por ser compleja o no (creo que un compositor si realiza una obra sencilla evocándome sensaciones doy por hecho que conoce la complejidad y por ello sabe también hacerla sencilla).
Juzgo como me siento en el momento de oírla, cada canción es una historia; una buena obra, al igual que un buen libro es aquella que consigue engancharte hasta llegar al final.
Creo que la vida no tendría ningún sentido sin el arte sin esas puertas que nos permiten viajar a otros mundos.

p.d= Muy buena la cancion.
un saludo a todos!

sara dijo...

perdon! soy sara martinez cabello.

Anónimo dijo...

La verdad, no sé por donde empezar..:)
leyendo el blog y las preguntas que nos plantea Juanjo, hacen que dentro de mi salgan muchísimos sentimientos que ahora no sabría explicar. Quizás seguramente porque estas palabras que he leído para mí,llevan algo muy profundo, algo que las palabras no son capaces de interpretar.
será el arte..:)

Me cuesta mucho definir que es el arte,
para cada persona el arte es diferente,
cosa que creo maravillosa.
....El arte....
en mi caso, es mi vida.
Es todo para mí:
mis sentimientos, mis gestos, son mis palabras, es mi sensibilidad, es mi alimento, mi oxígeno, es mi música, es mi camino, y sé
que es mi destino.

Creo que soy muy afortunada por haber podido éstudiar música desde mis cuatro años, creo que es importantísimo que los niños puedan experimentar esta sensación artística, pero no sólo esta, también que puedan disfrutar del cine, del baile, de la pintura, del teatro, de todo lo que tenga que ver con expresar y crear..
es fundamental para el desarrollo de la persona.

A mi mi madre me ha enseñado muchas cosas del arte, pues desde pequeña he ido a museos, exposiciones, teatro, cine en versión original, conciertos, leído libros.. en mi casa era algo normal hacer eso.
La educación por mucho que la enseñen en la escuela es fundamental que en casa se complemente.
Y si la música clásica
parece aburrida, o parece que a mucha gente no le gusta, creo que es mentira, creo que ni se les ha enseñado, ni la han llegado a oir realmente, creo que sobretodo es ignorancia. Como decir que un plato no te gusta, y ni siquiera lo has probado..

Las personas que tienen el arte presente en sus vidas son capaces normalmente de ver cosas más allá de las cosas, son capaces de sentir y de experimentar una vida diferente y en mi opinión más bella, con mas sabores y condimentos que degustar...

Yo cuando siento algo artístico
ya sea de cualquier expresión..
normalmente y dependiendo del grado de impacto que ha tenido sobre mí, siento como algo que me llena profundamente, siento paz, me siento bien.
Y hasta a veces he llegado a sentir dolor de tanta ternura o emoción.. es maravillosa la sensación.
Eso es una obra de arte,
llegar a lo más sublime, a desmontarte por completo el alma y dejarte desnudo, casi sin respiración.

Gracias por la canción de Volver,
en mi vida tiene mucho sentido, aunque sea la versión de Estrella Morente..

http://www.youtube.com/watch?v=C4545qZbG3Q


Sara Ropero Encabo
3º Musical

Ida dijo...

Es cierto que como concepto la belleza es una construcción social. Aprendemos a gustar ciertas cosas, ciertas valores físicas. El ejemplo más típico hoy es la moda, un año nos gusta tanto los zapatos redondos y otro no podemos ni mirarlos porque son tan feos.

La influencia de la cultura en nuestro juicio de que es bello se ve también muy claro cuando estamos mucho tiempo en un otro lugar y aprendemos a valorar diferentes estílos. Cuando estoy en Senegal pienso en otra manera de mi estílo y de lo que veo que la gente lleva, puedo apreciar maquillaje, colores, joyas que viera como demasiado aquí. Veo la belleza con los ojos más senegalizados.

Uno puede preguntarse si sin oír que es bello y que no, sin poder comparar una cosa con otra en una escala de belleza y recibir reacciones de otros, al menos supiéramos algo de belleza sin otros en que reflejarse? Ahora voy a reflejar un poco sobre las diferentes perspectivas con las cuales se puede entender el arte.

Por un lado es verdad como pensaba Santo Tomás que algo es bello cuando agrada a la vista. Se puede pensar y sentir que algo es un gozo por el ojo sin saber el mecanismo de porque es asi. Sabemos bien cuando vemos, escuchamos o leemos algo que nos hace sentirnos agusto, tranquilos y satisfechados.

Por otro lado a uno se puede también gustar una obra de arte por su simbología y idea, hacernos una experiencia agradable aúnque la obra en sí es desagradable, como dijo Aristóteles. Podemos apreciar una obra porque tiene un mensaje que compartimos, refleja críticamente sobre una realidad que nos preocupa o expresa sentimientos que tenemos dentro.

Otra perspectiva de la belleza es que nos podemos impresionar la construcción o estructura complicada de una obra. Eso pasa si sabemos por lo menos un poco de como está construido esta forma de arte. Si hemos probado o visto la complejidad de una técnica podemos más facilmente respetar a los que saben utilizarla bien. Si hemos visto las partes que hacen la obra podemos valorar los que pueden relacionar las partes a una buena (bella) unidad, que sabe utilizarlas con proporción como pensaba San Augustín en la Edad Media.

Puesto esto se puede constatar que sí que puede ser más fácil apreciar un cierto arte si se ha sido un poco ”educado”, o mejor dicho: se sabe mirar entre los bastidores. Para mí al principio fue difícil distinguir todo el mundo de rítmos que hay en la música senegalesa sabar. Al principio se puede creer un ruído antes que se aprende a oír la sinfonía de rítmos que hay dentro. El mismo principio de percepcionar la disposición y simetría de las partes que ya tenían en Grecia Clásica.

Así se puede destacar que es posible aprender o educar alguien a valorar o resptetar el arte. Pero creo que siempre queda una parte emocional – como con todas los juicios que hacemos – que no se puede enseñar racionalmente, el sentimiento de gustar a una obra o no, a sentirla como belleza.

Para mí algo es arte cuando alguien ha expresado algo con su obra. Cuando la obra transmite un mensaje a traves de una técnica. No es el objeto en sí mismo, sino el cómo – como llevamos una prenda, como pensamos y que intenciones tenemos cuando pintamos, cantamos o escribimos. Y como conseguimos a transmitir eso al objeto, en la obra

Pero es un hecho que es muy difícil limitar cuando empieza y termina el arte. Si alguien maneja fenomenalmente una técnica o habilidad, pero no utiliza sentimientos. Cuando la técnica de un arte se convierte en un medio con motivación externa, por ejemplo música dirigida por los producentes y su codicia. Al revés también una intención buena puede resultar en nada, bailar con mucho sentimiento pero fuera del tempo...Como se puede tener en cuenta el núcleo invisible y no solamente el resultado visible?

Si pienso con el enfoque pedagógico por mí lo importante sería ver, oír, leer y vivir mucho arte y así aprender entender lo bello en el. Así se aprende ver como las partes y su estructura forman la totalidad, y la simbología que contiene. Así se puede decir que es posible enseñar ciertas cualidades estéticas básicas.

Pero el problema del gusto existe siempre, hay que recordar el factor psicológico: cada uno tiene que aprender lo que le hace sentir bien en cada arte.

Por eso no hay que de educar demasiado un cierto ideal artístico. Para ayudarnos en este pensamiento puede apoyarse en Dewey y su idea de ver el arte como experiencia vivida.

Eso me hace recordar lo que me gusto que decía mi profesora del arte en el bachillerato. Antes de comentar nuestra habilidad o técnica ella dijo si le gustaba algo: ”ahora veo que estás agusto con lo que haces”. Es un principio fundamental que pienso que deberíamos transmitir como profesores: enseñar a los alumnos como utilizar diferentes técnicas así que están agusto expresando con aquella lo que quieren o sienten.

Barbi dijo...

En mi opinión, si generalizamos el concepto de arte a todos los ámbitos podemos caer en el error de “desprestigiar” al propio arte en sí mismo. Esto es, llamar arte a todas las cosas que nos producen sentimientos puede relativizar el arte como tal, sin tener porqué partir de unos atributos o principios de qué es y qué no es el arte.

Sin embargo, en mi caso concreto, me gusta y me parece enriquecedor a la par que constructivo, el hecho de que una misma obra (escultura, cuadro, objeto, etc..) pueda ser percibido de distintas maneras y por tanto valorado y juzgado según diferentes criterios y con finales muy opuestos. Esto, que como decía antes me parece enriquecedor, no choca con la idea de que consideramos arte a unas cosas que otros no lo hacen.

Sin duda, y así lo he pensado siempre, mi vida está condicionada a los acontecimientos, experiencias y vivencias que me han sucedido y acompañado desde que tengo uso de razón. Mi afición por el piano, por ejemplo, y aunque creo que hay gente que nace con ciertos dotes, talentos o habilidades particulares para desarrollar cosas que muchas veces pueden considerase arte, la manera de poder crear un propio juicio personal, pasa por una experiencia previa o una formación teórica. En este segundo aspecto, yo no siempre estoy de acuerdo con considerarlo una valoración real, ya que me gusta más pensar que los sentimientos y experiencias son lo que construyen al ser humano y las teorías muchas veces se quedan precisamente, en eso mismo, teorías.

Por otra parte pienso, dentro el aspecto moral o sociológico, hay un elemento negativo en la formación del arte. Se puede caer, y muchas veces es muy fácil, criticar o minusvalorar aquellas personas que por su condición y situación humana no han tenido la posibilidad de formarse ni práctica ni teóricamente. Lo que es y no es bello, lo que es y no es estéticamente perfecto, lo que es y no es arte, no es algo objetivo, imperativo o condición sine cuanum, sino que, depende de muchos factores, entre ellos el lugar y la situación (posición social) en la que nacemos. Esta situación es fácil que nos pase a todos cuando vamos a un museo, apreciamos una obra y vemos que el señor de al lado nuestro se ríe, la desprecia o algo por el estilo. La tendencia a minusvalorarle de primeras, sin preguntarnos a priori, cuál habrá sido su pasado/experiencia/vida es en mi opinión, un error.

Quizás, y para terminar, me gustaría expresar que el arte muchas veces es un talento, un regalo o un don que, por circunstancias nos ha tocado disfrutar a unos más que a otros, y por tanto debemos estar agradecidos y no utilizarlo como elemento para sentirnos por encima de nadie ni de nada. La mala utilización del arte, lo destruyen, o incluso nos destruyen a nosotros mismos.


Bárbara Garrido

Barbi dijo...

En mi opinión, si generalizamos el concepto de arte a todos los ámbitos podemos caer en el error de “desprestigiar” al propio arte en sí mismo. Esto es, llamar arte a todas las cosas que nos producen sentimientos puede relativizar el arte como tal, sin tener porqué partir de unos atributos o principios de qué es y qué no es el arte.

Sin embargo, en mi caso concreto, me gusta y me parece enriquecedor a la par que constructivo, el hecho de que una misma obra (escultura, cuadro, objeto, etc..) pueda ser percibido de distintas maneras y por tanto valorado y juzgado según diferentes criterios y con finales muy opuestos. Esto, que como decía antes me parece enriquecedor, no choca con la idea de que consideramos arte a unas cosas que otros no lo hacen.

Sin duda, y así lo he pensado siempre, mi vida está condicionada a los acontecimientos, experiencias y vivencias que me han sucedido y acompañado desde que tengo uso de razón. Mi afición por el piano, por ejemplo, y aunque creo que hay gente que nace con ciertos dotes, talentos o habilidades particulares para desarrollar cosas que muchas veces pueden considerase arte, la manera de poder crear un propio juicio personal, pasa por una experiencia previa o una formación teórica. En este segundo aspecto, yo no siempre estoy de acuerdo con considerarlo una valoración real, ya que me gusta más pensar que los sentimientos y experiencias son lo que construyen al ser humano y las teorías muchas veces se quedan precisamente, en eso mismo, teorías.

Por otra parte pienso, dentro el aspecto moral o sociológico, hay un elemento negativo en la formación del arte. Se puede caer, y muchas veces es muy fácil, criticar o minusvalorar aquellas personas que por su condición y situación humana no han tenido la posibilidad de formarse ni práctica ni teóricamente. Lo que es y no es bello, lo que es y no es estéticamente perfecto, lo que es y no es arte, no es algo objetivo, imperativo o condición sine cuanum, sino que, depende de muchos factores, entre ellos el lugar y la situación (posición social) en la que nacemos. Esta situación es fácil que nos pase a todos cuando vamos a un museo, apreciamos una obra y vemos que el señor de al lado nuestro se ríe, la desprecia o algo por el estilo. La tendencia a minusvalorarle de primeras, sin preguntarnos a priori, cuál habrá sido su pasado/experiencia/vida es en mi opinión, un error.

Quizás, y para terminar, me gustaría expresar que el arte muchas veces es un talento, un regalo o un don que, por circunstancias nos ha tocado disfrutar a unos más que a otros, y por tanto debemos estar agradecidos y no utilizarlo como elemento para sentirnos por encima de nadie ni de nada. La mala utilización del arte, lo destruyen, o incluso nos destruyen a nosotros mismos.


Bárbara Garrido

Anónimo dijo...

El Arte es atemporal, ya que lo valoramos según nuestro sistema de valores actuales, y el arte va pasar a tener un sentido estético. Lo importante es la interpretación que haremos de esa realidad que nos están mostrando, y así nos sirve como espejo de la época en la que vivimos o como denuncia a la sociedad o incluso de transformación del individuo.

No veo que tenga que haber un concepto de arte total o universal, ni un lenguaje, cada época, lugar, cultura... tiene el suyo y así lo interpreta desde su punto de vista.

Observo que el arte hace referencia a la valoración que se hace de un aobra por ejemplo, mientras que la estética hace referencia al aspecto general de la obra, de este modo lo ubicamos en su época y con su estilo concreto.

Arte viene de de habilidad y por tanto tratará de provocar una experinecia bien estética, emocional...o una combinación de todas.

Las teorías quizás ( no puedo poner la mano el el fuego) sean "erróneas" porque es absolutamente imposible definir o intentar definir la última naturaleza del arte como algo que habita su esencia ¿ por tanto como afirmar que es una obra de arte y que no?. Creo que debemos reconocer, decribir y explicar lo que llamamos arte a la luz de dichas semejanzas. Encontrar quizás ciertas caracyerísticas en una obra de arte ( como tal) que hagan posible asociarlas con otras obras anteriores en el tiempo. Así podríamos permitir que una obra fuera reconocida como obra de arte. Y si entendemos el arte como un concepto cerrado excluiremos entonces la posibilidades creativas del mismo. Pienso que debe ser abierto y cambiante, original y con inovación. Así el arte puede cambiar y corregirse

A parte de criterios objetivos, el criterio subjetivo es fundamental para contemplar y disfrutar del arte. Aunque no haya una "rceta", prescipción... para mirar el arte, si creo en la educación estética. Creo en la actitud ante ella, abierta, sensible y receptiva. Quien mira arte debe contemplar y así saber conducirse.
También la formación y el conocimiento ocupan un espacio muy importante en el disfrute estético. Pienso que el que no sabe debe entrenarse, que se enfrente pero intentando eliminar preconceptos del arte tradicional, debe estar completamente abierto y saber despojarse de todos los pensamientos arcaicos y obsoletos.
Es importante poseer tiempo y paciencia ya que seguro que el artista ha necesitado de la misma para crearla.Las percepciones de los sentidos juegan un papel fundamental tanto a la hora del momento expositivo de la obra como en el momento del tiempo tanto personal como de los factores externos de las mismas. Ver, oir, tocar,oler, degustar, ser tocado, ser deleitado....HUMM que de cualidades tiene el SER!Y por so hay arte en todos los lugares y en todos los tiempos, tan solo hay que estar abierto a ellos!

Ya lo dijo Picasso: "a los doce años sabía dibujar como Rafael, pero necesite toda una vida para aprender a pintar como un niño"

Carlos Gardel que bien!

Nerea Olinaga
3 de musical

Anónimo dijo...

Si lo que queremos saber es si la percepción de belleza es igual para todos o está regido por una formación propia de cada uno; lo más sencillo sería irnos a tiempos remotos donde los griegos plasmaban el mayor realismo posible en sus obras-tanto escultóricas como en pinturas-y sin irnos tan lejos pensar en el arte surrealista, allá por el siglo 20, que se basaba en figuras abstractas.
Cada tiempo tiene su contexto histórico y cada lugar su contexto socio-cultual. Y con esto quiero dar a entender que realmente, este contexto en el que cada uno vive y se forma está íntimamente ligado a la personalidad de cada uno, y con ésta a la percepción de belleza en el arte.
Lo mismo ocurre con cada uno de nosotros en nuestra formación y en el contacto con aquellos estímulos que podemos agrupar como arte; claramente, un niño que en su vida ha visto un cuadro, nunca podrá percibir el arte y belleza de un Picasso(porque puede que ni siquiera sepa lo que es un lienzo).Claramente, lo mismo puede ocurrir con aquellas personas que no valoran o que no disfrutan el arte; para ellos no lo sería. En cambio aquel niño, que desde pequeño ha sido apasionado de la música, y que la a disfrutado en cada paso de su vida, tendrá una característica más desarrollada; el disfrutar y entender el arte y su belleza.


Eduardo de la paz Gonzalez
3º musical

(perdon por el retraso, he estado sin internet, un saludo)

Anónimo dijo...

La gran pregunta: ¿Qué es el arte?.
Difícil es la respuesta, yo lo definiria como la expresión de un "algo".

Yo considero que para ser capaz de apreciar algo artístico es necesario tener una "educación" artística y para entenderlo es necesario una formación.

Esto lo digo desde mi propia experiencia, pues, me considero una autentica analfabeta en cuanto a artes visuales se refiere.

Aunque también el entendimiento del arte va más alla de lo que a conocimientos teóricos artisticos posea una persona . En el ser humano hay factores intrinsecos que hacen que preciba y sienta el arte de una manera u otra.

Etiquetar si algo es artístico o no, diría que es imposible, pues más allá de todos los entendidos y parametros que pueden definir si es o no es, depende de los ojos que lo miran.

Un ejemplo:
En el salón de mi casa tengo un cuadro pintado por mi tio (es un pintor conocido y goza de prestigio), según mi tio el cuadro representa la primavera y mucha gente que viene a casa dice maravillas del cuadro. Sin embargo para mí no es más un cuadro con muchos colores (bonito, of course) que conjunta con el resto del moviliario.
Por eso definir:
¿Qué es artístico?
¿Qué es bello?
depende de muchos factores.
Mi conclusión: nadie tiene una verdad absoluta.

Yo como cantante adoro a Gardel, un gran tango el del video.

Yolanda Navarrete Ivars
3º ed. Musical